Congreso

 
PACTIA AGUASCALIENTES: Diciembre 5, 6 y 7, 2019
IV Congreso Nacional de Patrimonio Cultural Inmaterial y Turismo
Laboratorio Eskolé y Red Trabel invitan a PACTIA:

Pacto entre creadores, estudiosos y gestores del Patrimonio Cultural Inmaterial a favor de su aprendizaje, salvaguardia y uso turístico responsable.

ANTECEDENTES

El Congreso Nacional de Patrimonio Cultural Inmaterial y Turismo, PACTIA, surgió en Guadalajara, Jalisco, por iniciativa de la asociación Laboratorio Eskolé, dirigida por la Mtra. Angélica Guerra Avalos, profesora investigadora de la Universidad de Guadalajara y gestora cultural. Como respuesta a la carencia de foros para discutir sobre el tema específico de la gestión turística del patrimonio inmaterial, se realizaron dos ediciones, en los años 2011 y 2012 respectivamente, con la colaboración de la empresa tapatía Servicios Turísticos Profesionales, dirigida por el Mtro. Manuel Quintero Villa. En ambas, el territorio jalisciense fue el contexto de estudio, pues aunque es considerado emblemático de la identidad mexicana por el mariachi, el tequila y la charrería, se conforma por otros símbolos culturales significativamente valiosos, pero poco reconocidos.

Además de las aportaciones teóricas de los investigadores participantes, se contó con las comunidades indígenas wixarika y nahua de Jalisco, artesanos, músicos de mariachi antiguo y moderno, ejecutantes de música étnica, danzantes tastoanes y paixtles, charros, escaramuzas, practicantes de juegos autóctonos, expertos en alimentos y bebidas tradicionales, cronistas, promotores del náhuatl, narradores de leyendas, sanadores con rituales, artistas de la pintura y del performance. Así mismo, intervinieron activamente representantes del sector público a cargo de programas culturales y turísticos.

Tastoanes, Tonalá, Jalisco. Al centro (con máscara) Don Jesús Delgado, tastoán mayor

El congreso fue avalado por el Departamento de Turismo, Recreación y Servicio del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara y obtuvo la colaboración del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Jalisco y la Comisión Estatal Indígena. Además, se logró el apoyo de la Coordinación Nacional de Patrimonio Cultural y Turismo de CONACULTA; las Secretarías de Cultura y Turismo de Jalisco; las Direcciones de Turismo y Cultura de Zapopan, Guadalajara, Tonalá, Tlaquepaque y Tlajomulco; el Ayuntamiento de Guadalajara; la Oficina de Visitantes y Convenciones de Jalisco; el Centro INAH Jalisco; y el Centro Interpretativo Guachimontones.

Sr. Chuyiñho Sierra, músico Wixarika, Jalisco

Las actividades se llevaron a cabo en sedes clave para la divulgación patrimonial: Paraninfo de la Universidad de Guadalajara, Secretaría de Cultura de Jalisco, Museo Regional, Museo de las Artes Populares de Jalisco, Palacio Municipal de Zapopan, Museo de la Ciudad de Guadalajara, Museo del Periodismo y las Artes Gráficas, Museo de Arte de Zapopan, Museo Tonallán, Centro Cultural El Refugio, Lienzo Charro Ignacio Zermeño, Plaza de las Américas, Parque Mirador Independendencia y Ruta Franciscana de Tlajomulco.

Con los contenidos de cada congreso se abordaron en total manifestaciones inmateriales de 10 de las 12 regiones del estado, con lo que se cumplió el objetivo de evidenciar la diversidad del PCI de Jalisco y analizar su potencial turístico, para un público de la zona metropolitana de Guadalajara, en su mayoría, de otras regiones jaliscienses y de Michoacán, Colima, Ciudad de México e Hidalgo, además de estudiantes de intercambio procedentes de Eslovaquia y Brasil.

En el año 2017, la Agencia Integradora de Servicios Turísticos Red Trabel, localizada en Colima y dirigida por el Lic. Iván Ramos Bejines, propuso al Laboratorio Eskolé replicar la experiencia en ese estado, designado como Capital Americana de la Cultura en 2014 que alberga a la ciudad de las palmeras, al volcán de fuego y al pueblo mágico de Comala. Los siete tesoros culturales de Colima y la amplitud de su patrimonio justificó la realización en esta sede del III Congreso Nacional de Patrimonio Cultural Inmaterial y Turismo, en mayo 2018. Surgió entonces el acrónimo PACTIA, en coincidencia con la palabra náhuatl que puede interpretarse en términos generales como «contentarse al dar alegría a otro» (Gran Diccionario Náhuatl de la UNAM).

Chayacates, Ixtlahuacán, Colima

En Colima, el congreso fue realizado con el respaldo académico de la Universidad de Guadalajara y contó con la colaboración de 28 organizaciones de los sectores académico, público, privado y civil de Colima, entre ellas el Fideicomiso de Turismo del Estado de Colima, los H. Ayuntamientos Municipales de Colima, Comala y Armería, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Colima, Canaco Servytur Colima, las asociaciones Aprecio por México, Xolotl y Club Fotográfico de Colima, así como empresas de alimentos, bebidas y dulces tradicionales, tours, transporte y hospedaje. También colaboraron colectivos tapatíos.

El congreso tuvo como sedes el Archivo Histórico de la Universidad de Colima, el Jardín Libertad -corazón cultural de la capital del estado-, el Museo Regional de Historia de Colima, el Auditorio Manuel Álvarez del Ayuntamiento de Colima, el Auditorio Juan Rulfo del pueblo mágico de Comala, el Museo Universitario Alejandro Rangel Hidalgo y la playa El Real de Armería para la clausura.

El público se conformó por asistentes de Colima, Jalisco, Ciudad de México, Baja California, Michoacán y estudiantes de intercambio procedentes de Japón, China y Tailandia.

Para la IV edición de PACTIA se ha elegido a Aguascalientes por la riqueza de su cultura inmaterial expresada en eventos altamente posicionados y en rutas turísticas planificadas y gestionadas con la participación de diversos actores. Se cuenta con el respaldo académico del Departamento de Turismo, Recreación y Servicio del CUCEA Universidad de Guadalajara y de la Dirección Académica de la Universidad Tecnológica de Calvillo, así como con el auspicio de la Secretaría de Turismo del estado y de la Oficina de Convenciones y Visitantes. Se ha logrado la colaboración de la Secretaría de Turismo del municipio de Aguascalientes y de la Secretaría de Turismo y Cultura del municipio de Calvillo. Se estima la incorporación de otras organizaciones.

 

FUNDAMENTO

 

Paixtles, Tuxpan, Jalisco

El Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) se interpreta por la UNESCO como una muestra viva y creativa de diversidad recreada constantemente por comunidades, grupos e individuos en su entorno natural e histórico, a través de tradiciones orales, costumbres, representaciones, usos sociales, rituales, prácticas, conocimientos y técnicas, así como de objetos, artefactos y espacios culturales, que se reconocen libremente como parte integral de la identidad propia y se transmiten de generación en generación. Las expresiones tradicionales que se viven y se sienten en contextos rurales y urbanos, mayoritarios y minoritarios, desarrollados o en desarrollo, dependen de quienes las crean y comunican a la sociedad, por lo que conocer el PCI es acercarse a las personas, dialogar entre culturas y comprender otros modos de existencia para poder respetarlos.

La continuidad de los saberes y procesos inmateriales es relevante porque son reflejo del pasado y de la memoria con una activación presente, de valor simbólico significativo para procurar su proyección a futuro. Sin embargo, la cultura evoluciona y se adapta a fenómenos como la globalización, la modernización, las variaciones generacionales, el acelerado ritmo de vida, los nuevos hábitos, las transformaciones ambientales, la política, y la migración, entre otros. Ante estas situaciones, el PCI se torna vulnerable. Así mismo, el PCI reviste un valor económico dado por actividades de sustento, productos de la gastronomía o la artesanía, talleres para la enseñanza de técnicas, conocimientos como la herbolaria, representaciones musicales o dancísticas, tradiciones o festividades convertidas en atractivos turísticos, por mencionar algunas manifestaciones. Es idóneo que esta dimensión comercial contribuya al desarrollo de las comunidades, no obstante, el riesgo es que la cultura quede subordinada a fines de mercado.

Por tanto, si es del interés y consentimiento de las comunidades, el patrimonio inmaterial validado como pertinente para su vida actual y venidera debe salvaguardarse, mediante estrategias que garanticen la transmisión sostenida de procedimientos y significados, con una visión adaptativa a los posibles cambios. Así, con la base principal de la participación comunitaria, es viable que agentes externos apoyen en la identificación y registro de los elementos identitarios, en su aprendizaje formal e informal, y en su divulgación responsable. De tal forma, es fundamental el rol comprometido de gestores culturales, educativos y turísticos en la salvaguardia del PCI.

Sr. Jorge Velasco, tradición oral y cultura del café, Comala, Colima

El turismo enlazado al patrimonio vivo puede estimular el conocimiento y comprensión de identidades; el respeto y tolerancia entre visitantes y población receptora; las vivencias sensibles hacia el territorio y aquello que las comunidades deciden compartir; el crecimiento económico y el desarrollo sostenible. Pero cuando la articulación entre lo cultural y lo turístico no es resultado de una planeación y gestión responsable surgen tensiones, tales como la banalización comercial de las expresiones identitarias, la modificación de tradiciones para satisfacer el gusto del visitante, la invasión de territorios, o la exclusión comunitaria de los beneficios socioeconómicos. Por ello, es oportuno reflexionar sobre las implicaciones del turismo en el PCI.